CONCLUSIÓN

Al clarificar alguna de las cosas que creemos en Calvary Chapel, ha sido nuestro propósito el ayudar a otros que no están familiarizados con el movimiento a que tengan una idea de quiénes somos. No ha sido nuestra intención decir que nosotros estamos en lo correcto y los demás equivocados, no ha sido nuestra intención el discutir nuestra posición con cualquier creyente. Estamos complacidos en estar de acuerdo y en estar en desacuerdo. Nosotros deseamos no tener otra cosa más que amor y compañerismo con todo aquel que clama el nombre de nuestro Señor con sinceridad y verdad.

Aunque existen un sinnúmero de áreas adicionales en doctrina y procedimiento que podríamos discutir y aún cuando podríamos escribir volúmenes en un esfuerzo en defender nuestra posición por encima de otras posiciones, ese no es nuestro deseo. Nuestro deseo es simplemente adorar a Jesús y nosotros invitamos a todo el pueblo de Dios a que se nos una mientras le adoramos.

Por otro lado, han habido personas que han empezado iglesias a las que llamaron Calvary Chapel que sostienen prácticas y puntos de vista muy diferentes de los que han sido descritos aquí. En nuestra opinión sería mucho mejor si ellos tomaran un nombre diferente para sus iglesias que refleje en forma más exacta lo que ellos creen y practican y así no confundirían a la gente que está buscando un ministerio que esté alineado con lo que hemos descrito en las páginas que precedieron.

Aun cuando diferente clase de gente asiste y pastorea iglesias afiliadas a Calvary Chapel, todos los líderes de Calvary Chapel (hombres como Raúl Ries, Joe Focht , Mike MacIntosh, Jeff Johnson, David Rosales, Skip Heitzig, Don McClure, Jack Hibbs y Sandy Adams entre otros) están de acuerdo con los elementos esenciales de esta conclusión, a pesar que sus estilos individuales de ministrar, sus métodos de predicar y sus visiones de extensión que varían grandemente.