Nuestro Movimiento

Gracia Calvary Chapel es una iglesia afiliada a Calvary Chapel Association”, (CCA)

No somos una denominación sino un movimiento cristiano, y lo que nos distingue es la manera en cómo conducimos nuestras congregaciones de acuerdo a “Los Distintivos de Calvary Chapel“, y a “La Filosofía del Ministerio” que Chuck Smith aprendió del Señor.

 

Chuck Smith fue fundador del movimiento de Calvary Chapel y también una figura predominante en el avivamiento que se dio en los años 60’s y 70’s que alcanzó a los hippies y que dio nacimiento al movimiento conocido como el “Jesus People Movement”.

 

En el año 1987 por insistencia del baterista de la iglesia, quien era peruano; el pastor Jeff Johnson de Calvary Chapel Downey,CA, EEUU, vino al Perú e hizo un alcance juvenil en el estadio Nacional de Lima.

Para esa ocasión invitó al pastor Raúl Ríes de “Calvary Chapel Golden Springs“, CA, EEUU, que en ese tiempo se llamaba “Calvary Chapel West Covina”, para que enseñara en el estadio. Ese alcance dio origen a una pequeña congregación que se reunía en el Callao en las inmediaciones de la Av. Sáenz Peña y que fue la primera iglesia de Calvary Chapel en el Perú. Esta pequeña congregación solo tuvo de 3 años de existencia.

“Calvary Chapel of the Verde Valley” de Cottonwood, AZ, EEUU, vino al Perú con un equipo de misioneros a la ciudad de Lima en el año 1990, en donde hicieron contacto con Lucho García, al cual invitaron a los EEUU para que conozca el movimiento de Calvary Chapel en Arizona y California.

 

Lucho García estudió en el “Calvary Chapel Bible College” en Twin Peaks, CA, EEUU, en los años 1993-1994.

Al volver al Perú empezó un estudio bíblico en el distrito de Surco en noviembre de 1994 y cuatro meses después, el primer servicio dominical como iglesia. En marzo de 1995 en el distrito de Miraflores, tuvo lugar el nacimiento de la iglesia “Gracia Calvary Chapel”, la iglesia más antigua del movimiento Calvary Chapel en el Perú.

Actualmente nos reunimos en el distrito de Surco desde hace varios años y continuamos con la misma motivación que tuvimos desde nuestro primer servicio.

Han sido 23 años de enseñar y continuar enseñando La Palabra del Señor con la esperanza de que muchos conozcan de manera personal a Jesús y le adoren como Dios, Señor y Salvador.