Legado del Pastor Chuck Smith

Don McClure    Leadership Council CCA

Esta fue una de las sesiones que compartió el Ps. Don McClure en la Conferencia “Siguiendo el Legado”, que se llevó a cabo el 27 de Julio del 2019 en Calvary Chapel Golden Springs, Diamond Bar, CA, Estados Unidos.

 

Se me ha pedido que comparta con ustedes tres áreas distintas:

1) El Legado 

2) Una actualización del estado de la Asociación de Calvary Chapel

3) Respuestas a Preguntas.

——————

1) EL LEGADO:

Yendo hacia atrás al legado del pastor Chuck Smith, obviamente, el fundador del movimiento Calvary Chapel. No es el fundador del nombre de Calvary Chapel porque la Corporación Calvary Chapel ya había sido fundada en 1965 como una iglesia y el pastor original se había ido. Y yo creo que en el año 1967 es que llaman al pastor Chuck a pastorear en esa iglesia y entonces se convirtió en el pastor de la iglesia. Había 25 personas en ese momento y empezó a crecer, obviamente. Y a través de los años hasta que Dios se lleva a Chuck al cielo hemos llegado a tener en la base de datos de Calvary Chapel aproximadamente 1,500 a 1,600 entradas y hemos tenido que revisar cada una de ellas y limpiar un poco. Pero hemos llegado a determinar que hay casi 1,400 iglesias sólidas y estables en existencia. Y esta última semana (27/07/2019) ya vimos que habían 1,818 afiliadas. Y esto significa que desde que el pastor Chuck murió, el movimiento ha seguido creciendo.

Yo creo que una de las mayores cosas del legado de alguien, no es sólo lo que ellos lograron hacer durante su vida, sino su capacidad de poder pasarlo a otros para que ellos también lo hagan en su vida, para que el fruto continúe. Y eso es lo que estamos viendo hoy.

Hoy, algunos dicen que los mejores años de Calvary Chapel fueron cuando Chuck vivía, seguro no han escuchado mucho de lo que ha pasado desde que su fundador fue al cielo. La razón es que Chuck producía una gran sombra, y esta era más grande que su vida. Recuerdo haber hablado con él alguna vez, le dije: “Chuck, tú eres como David, pues Dios ha hecho que tu nombre sea grande mientras vives, eso quiere decir que tu nombre es más grande que tu vida”, él se rió. Le pregunté: “Chuck ¿cómo crees que sería si murieras hoy y regresaras mañana, en un cuerpo diferente, me pregunto si la gente te respetaría y reconocería de la misma manera? o tal vez dirían: ¿ese quién es? ese no es Chuck Smith”. Pero sí lo eres, y se rió otra vez conmigo. Porque, así como David, su nombre es grande aún más allá de su vida. Me gusta ver los distintos aspectos de su legado y creo que una de las cualidades más grandes de Chuck en Calvary Chapel era su fe personal y como la vivía.

Cuando Chuck llegó a Calvary Chapel tenía más de 40 años y había estado pastoreando diferentes iglesias durante 20 años y ninguna de esas iglesias pudo pagarle un salario. Él cortaba el césped, pintaba edificios, arreglaba los sanitarios, visitaba a los enfermos, enseñaba los sermones, contestaba los teléfonos, lo hacía todo. Era el único miembro en el staff de la iglesia en donde estaba. Incluso tenía un trabajo extra para poder sostener a su familia porque la iglesia no le podía pagar. Pero lo hacía porque amaba ministrar la Palabra de Dios. Para él no era una carga pesada, o una dificultad, era la vida que había escogido. Si tenía que vivir toda su vida de esa manera, estaba dispuesto a hacerlo.

Cuando la congregación empezó a crecer construyó un santuario con capacidad de hasta 300 personas; su sueño era que algún día el Señor llenara ese santuario, y que pudiera tener este hermoso cuerpo de creyentes de 300 personas para alimentarlas. Nunca soñó en lo que iba a convertirse.

Muchas veces Raúl Ríes y yo viajamos con él, y al pasar los años al ver las cosas que estaban sucediendo nos decía: “¿Cómo pasó todo esto?”, ¡él estaba sorprendido! Pero lo primordial es que Dios estaba bendiciendo su fe. Alguien que había entregado su vida a servir a la gente y enseñarles a confiar en el Señor. No sirviendo al pueblo y viendo a la gente, sino amando a la gente y viendo siempre a Dios. Les puedo asegurar cuán importante es esto. Porque si alguien no lo ha aprendido, se va a pasar toda la vida alimentando a la gente esperando que sean ellos los que respondan. En vez de pensar: “¡No, mi trabajo es alimentar a las personas!” De esta manera, Dios va a tocar, cuidar y usar sus vidas como ha usado la mía. Tendrán que aprender a confiar en Dios, tal como yo he tenido que aprender a confiar en Dios, y Dios siempre lo cuidó. Pero eso no fue una práctica de uno, dos o cinco años, él había vivido así por más de 20 años. Nunca había planeado algo diferente o algo más que eso, pero amaba hacerlo. 

Yo creo que es importante que cada uno de nosotros veamos cuál es nuestro legado. Cómo pensamos que será nuestra vida si somos llamados por el Señor. ¿Hemos, realmente, descubierto la suficiencia total de Cristo Jesús? ¿Realmente confiamos que Él va a cuidarnos completamente?

Como cristianos somos muy interesantes, creo que todos los que estamos aquí sabemos que vamos a morir… ¿verdad? O que el Señor vendrá por nosotros, y en ese momento esperamos irnos al cielo. Y ustedes quieren ir al cielo porque, cuando estén delante del Señor y les pregunte: “¿Qué estás haciendo aquí?” Vamos a poder decirle: “mi fe está completamente basada en nada más que en Cristo Jesús” – Estamos totalmente convencidos de que Cristo Jesús es suficiente para salvarnos eternamente. Y aún, cuando tenemos esta gran fe que es eterna, ¿cuántas veces nos da temor el mañana? Estamos preocupados por la próxima semana.

Cuando vine al Señor, estaba empezando la universidad, venía de una familia trabajadora; yo también había trabajado y había tenido buenos trabajos incluso en tiempos universitarios. Tuve un trabajo en el Banco de América y tenía dinero, ¡no mucho!, pero era más de lo que necesitaba. Cuando me gradué fui a estudiar a un Instituto Bíblico en Inglaterra y cuando regresé, entré al seminario. Estando en el seminario, mi hermano (que era constructor) me permitió usar su licencia, me consiguió buenos trabajos en Los Ángeles. Mientras estaba en el seminario contrataba a mis compañeros del seminario, les pagaba para que me ayudaran a pintar esos grandes edificios y terminaba ganando hasta 1,000 dólares diarios. Lo estaba haciendo bien, ¡me iba bien! Luego el pastor Chuck me pidió para que formara parte de su staff, tuve una gran lucha porque sabía cuánto me iba a pagar. Eso creía yo, la verdad, estaba equivocado, ¡me pagó menos de lo que pensaba! Para Chuck era importante que alguien, no sólo enseñara fe en la teoría, sino que se la pudiera ver actuando en su vida, que creyera lo que enseñaba, porque no hay autoridad en el ministerio si la gente no puede ver que lo has vivido en la práctica. Si ven que no hago lo que predico, ellos tampoco lo entenderán completamente, y no van a creer lo que yo tampoco he vivido totalmente.

Chuck no lo hizo por un corto tiempo, aunque la iglesia creció y la gente siguió viniendo y las ofrendas crecían, seguía enseñando continuamente. Mientras la iglesia crecía, Chuck encontró unas hectáreas de terreno que podía comprar, pues necesitábamos una iglesia más grande. Comprar esas 4.5 hectáreas resultó ser más costoso de lo que podíamos imaginar, Chuck decidió confiar en el Señor, decidió comprar el terreno y la siguiente pregunta era: “y ahora ¿cómo conseguiremos el dinero para construir el edificio?” Cuando estaban en el proceso de compra, la compañía de petróleo Shell ofreció comprar la esquina del terreno por el valor de la mitad del terreno, y al dar ese paso de fe, con ese dinero pudimos terminar de pagar todo el terreno. Luego para acabar de construir, Chuck no quería estar pidiendo dinero y hacer grandes recaudaciones de dinero, él nunca le pedía dinero a la congregación, no ponía carga sobre los miembros de la iglesia: “¡Miren toda la carga que estamos llevando nosotros y los ancianos!” Pero al dar esos pasos de fe, las personas de la iglesia se involucraron en dar más y mientras iban construyendo el edificio, la congregación lo asumió. Yo incluso, pensé en empezar un Instituto Bíblico. Ya había iniciado uno de acuerdo al modelo que había aprendido en Inglaterra. Creo que lo llamábamos Escuela de Pastores (no recuerdo bien el nombre). También teníamos un estudio bíblico los martes en la noche. Mientras más gente se salvaba, veíamos esa necesidad en la iglesia.

Encontramos un terreno en las montañas de Twin Peaks, llevamos a Chuck y a la junta a que la vieran, querían 2.2 millones de dólares. Oraron, decidieron comprarla y me dijeron: “ve y ofréceles 750 mil dólares en lugar de los 2.2 millones que vale”. Cuando fui al vendedor encargado, me dijo: “eso es ridículo, es humillante, ni siquiera van a aceptarlo”. Chuck dijo: “bueno, es lo único que tenemos”, Ellos regresaron con una contraoferta de 1.8 millones de dólares, yo estaba emocionado: “¡mira, bajaron el precio!”, y el pastor Chuck me dijo: ¡No, sígueles ofreciendo 750 mil y volvimos a ofrecerles eso! Pensamos: “esta vez sí nos van a rechazar”, y ofrecieron venderlo a 1.4 millones, y en el término de una semana bajaron el precio a 800 mil dólares y le dije: “¡Chuck, eso sí es de Dios!”. Chuck respondió: “No, 750 mil, es de Dios”. Así que volvimos a ofrecerlo, y finamente lo aceptaron.

Lo vi a través de los años, no se detenía, seguía desafiándonos, ya sea con las estaciones de radio, queriendo más centros de conferencias o Institutos Bíblicos. Chuck estaba constantemente estirándose, de manera que podría alcanzar a más personas y más lugares para Cristo, en lugar de simplemente sentarse y relajarse. Él estuvo sirviendo al Señor hasta el mismo día en que se fue al cielo. Cuando vemos todos los países que han sido alcanzados, para mí, lo más poderoso es que todo estaba basado en la fe y enseñándonos a tener fe.

Lo segundo, es que se estaba basando en la exposición de la Palabra de Dios. El pastor Chuck tenía una forma de hacerlo y creo que ustedes ya han escuchado sus estudios. Simplemente es ir a través de la Biblia, desde Génesis 1:1 y continuaba todos los versículos que tuviera que cubrir y comentaba sobre lo que ya había investigado, sobre lo que sabía del texto y continuaba al siguiente capítulo y al siguiente, y así cubría toda la Biblia. Las personas que se sentaban a escucharlo, se daban cuenta de lo que estaba haciendo, y cuando habían estado con él por algún tiempo se daban cuenta que Chuck estudiaba la Biblia, sacaba lo más que podía de ella y simplemente lo enseñaba a la gente. Muchos de nosotros nos sentamos a escucharlo, nos dimos cuenta y decíamos: “también podemos hacerlo”.

Hay muchos predicadores que son talentosos, con grandes habilidades y son muy buenos oradores. Se sientan, pueden armar un gran sermón, usan grandes ilustraciones, encuentran algunas historias y citan a personas famosas, tienen esa habilidad de poner juntas las historias, las citas, la geografía creando una gran imagen dando grandes sermones, son muy conmovedores y tocan el corazón. Pero también, al salir de allí piensas: “No soy capaz de hacer eso, ¿cómo lo hizo?”. 

Hay muchos predicadores que están en la radio y tienen una audiencia grandísima y escriben buenos libros y son excelentes. Pero no están produciendo otros pastores. No están produciendo más maestros, ni plantando más iglesias, porque las personas los ven y dicen: “yo no sé cómo hacer eso”. Y aunque el pastor Chuck no se había propuesto hacer eso, lo hacía. Recuerdo una vez que estaba con él y me decía: “no puedo creer como sucedió todo esto”. Me recordó una historia de mi suegra que había sido enfermera de muy joven y una vez en el hospital le tocó ayudar a una mujer (de otro país) a dar a luz. Esta mujer no hablaba inglés y mi suegra trataba de ayudarla, la mujer se estaba frustrando hasta que mi suegra encontró a alguien que podía entenderle, resultó que esta mujer ya tenía 9 hijos y estaba muy abrumada, de hecho le preguntó a mi suegra: “¿no sé de donde vienen estos niños?” Ella no relacionaba que ese acontecimiento de hacía nueve meses había producido que el bebé naciera. Cuando mi suegra le explicó ella estaba sorprendida, ¡oh! – Se lo conté a Chuck y le dije: “Chuck, tú eres como esa mujer, no sabes de donde vienen, pero algo estás haciendo bien”. Cuando alguien está haciendo algo bien y lo sigue haciendo, va a ver a esos hijos. Cuando ustedes dan esos pasos de fe y están haciéndolo bien, con todo el corazón, van a crecer en el tiempo de Dios o tal vez sea en 20 años.

He estado en muchos lugares del mundo y ahora estoy leyendo el libro de Jeremías, en mi caminar por la Biblia. Hay muchos de ustedes que llevan muchos años, como Jeremías, predicando sin ver el fruto, pero siguen confiando en Dios, que están haciendo lo que Él les llamó a hacer, siguen siendo obedientes al llamado, siguen haciéndolo, lo importante es que sigan siendo obedientes, cuando la gente los vea a los ojos, verán en ti un hombre que les predica, no solamente de la Palabra de Dios, sino a través de su propia vida.

Si Dios quisiera, pudiera escribir el Evangelio en el cielo para que todos lo viéramos. Podría perfectamente explicar el Evangelio en el sonido del trueno de su voz, pero nos escogió a ustedes y a mí, lo más importante, si lo creemos, cuando lo creo y la gente pueda ver mi confianza, mi fe, entonces es cuando esto se vuelve poderoso. Porque si ustedes sólo están enseñando algo sin convicción profunda y personal, tal vez vean algo de fruto (porque la Palabra de Dios no vuelve vacía) pero nunca verán lo que podría ser cuando viene de la voz de la experiencia y la autoridad.

2) UNA ACTUALIZACIÓN DE LA ASOCIACIÓN DE CALVARY CHAPEL:

Como ustedes sabrán, antes que el pastor Chuck muriera nos reunió a algunos de nosotros. En los años 1970 ya había sido formado CCOF (Calvary Chapel Outreach Fellowship) que era la organización de compañerismo de Calvary Chapel a través de la cual, muchos de ustedes se afiliaron, pero en el año 2002 el pastor Chuck me pidió que reorganizara el proceso de afiliación tratando de descentralizarlo de Costa Mesa de manera que pueda ser hecho por líderes regionales. Fue así como reorganizamos el proceso de afiliación alrededor del mundo. Entonces me senté con Chuck y le dije: “tienes que darme algunos nombres de aquellos que conoces alrededor del mundo que consideras tus hijos, aquellos en los que confías y les puedas delegar la autoridad para que hagan lo que has estado haciendo en Costa Mesa, así ellos podrán construir sus propios equipos a su alrededor y estar pendientes de estas regiones”. Él me dijo: “es exactamente lo que quiero hacer, ¡hagámoslo!”. Entonces empezamos a hacerlo. En un tiempo el proceso volvió a concentrarse en Costa Mesa por un tiempo más. Entonces al pasar el tiempo, Chuck volvió a hablar conmigo y me dijo: “volvamos a reestructurarlo como lo habíamos dicho”. Yo, ya no lo quería hacer, pero le dije: “ok, vamos a hacerlo”. Entonces, organizamos algo totalmente nuevo, una organización que ahora se llama: “Asociación Calvary Chapel (CCA)”. Se disolvió CCOF y movimos la base de datos a lo que ahora es CCA. En ese momento, el pastor Chuck, nos dijo que quería que se hiciera una clara distinción entre Calvary Chapel Costa Mesa y el resto del movimiento. Calvary Chapel Costa Mesa siempre sería el hogar del pastor fundador, pero él quería que Costa Mesa sea simplemente una iglesia más, como todas las otras lo eran, y que su propia junta dirigiera su ministerio como lo hacen las demás. Así que CCA (como organización) estaría pendiente de todo el movimiento.

Después que el pastor Chuck murió, Brian Brodersen quien es un gran hombre, lo he conocido por muchos años, quiso tener su propia organización y ese es su asunto. El pastor Chuck vino a nosotros y tal vez, algunos de ustedes estuvieron en esas últimas conferencias que hicimos y llamamos “MANTENIENDO EL CURSO” porque en las últimas conferencias que tuvimos, el pastor Chuck fue muy enfático, diciendo: “estos son nuestros distintivos”. Hubo conferencias donde nos dedicamos solamente a revisar los DISTINTIVOS y a enseñarlos, otra vez, de manera fresca. Porque esos distintivos son las cosas que caracterizan a Calvary Chapel, son las creencias que tenemos y sostenemos. No son “la Biblia” aunque creemos que cada uno de ellos están basados “en la Biblia”, creemos que son las cosas que representan los valores de Calvary Chapel. En el mundo tenemos a los bautistas del sur, ¡son maravillosos! Aman al Señor y tienen cosas que los identifican por quienes son. Los luteranos tienen una serie de cosas que dicen: “esto es lo que nosotros somos”. Los presbiterianos, los episcopales, todos aquellos que creen en Cristo Jesús estarán en el cielo tal igual que nosotros. Pero, aun así, ellos también dicen: “estas son las cosas que valoramos y nos identifican”.

Estas son las cosas que el pastor Chuck nos confió y que debíamos valorar, cosas sencillas ¿verdad? ¡Todos debemos tener un ejemplar de este libro! Deberíamos leerlo y poder decir con convicción: “¡creo en esto!” y luego vivirlo con convicción, ¡necesitan hacerlo! Son estos distintivos lo que nos hacen familia en muchas maneras. De hecho, en el año 1975, cuando empezamos la escuela bíblica en Twin Peaks, los estudiantes empezaron a preguntar: “¿y nosotros qué somos? ¿qué es lo que hace que seamos nosotros?”. Le pedí a la secretaria que escribiera en un par de páginas las cosas que nos caracterizaban: Fe, enseñanza expositiva, nuestro punto de vista escatológico acerca del regreso de Cristo, etc. Las imprimimos, se las dimos a los estudiantes. Al pasar el tiempo Larry Taylor se hizo cargo del instituto, tomó esas cosas y le agregó algunas otras e hizo un excelente trabajo, lo convirtió en un libro que se llamó: “Cosas que Aprendí de mi Pastor”. Era una excelente herramienta, luego, el pastor Chuck la tomó, revisó, adaptó su enseñanza sin mayores cambios, lo editó, le agregó un par más y surgió el libro: “Los Distintivos de Calvary Chapel”. Así es como evolucionó a través de los años. Eran esas convicciones que se iban fundamentando y en las que estábamos de acuerdo. Para ser honestos con ustedes, Brian tiene todo el derecho de hacer lo que él quiera, pero no está de acuerdo con todos los Distintivos y públicamente, en varias conferencias, dijo que no creía necesario ir por toda la Biblia, y que la enseñanza del rapto, estaba cansando a la gente. Pero CCA nunca ha cambiado, nadie nos ha acusado de haber cambiado lo que siempre hemos sido. No hemos cambiado nada de los distintivos, nada de nuestra visión personal, hemos mantenido el curso. Pero Brian quería ir por su propio curso, y tiene todo el derecho de hacerlo y así lo hizo.

Como nuestra base de datos estaba en el servidor de Costa Mesa, Brian tomó esa base de datos y creo CGN. Envió un correo electrónico abierto al mundo, diciendo: “Ahora, todos son parte de nuestra asociación”, y esta es la confusión con la que hemos tenido que lidiar los últimos años. Espero haber sido justo con él y también, ¡claro! con nosotros. Porque una de las cosas que es importante para mí es, que en algún momento escucharemos sobre estas cosas y diremos: “yo no tengo ningún problema con eso, para mi está bien”.

Pero quiero decirles que los que estamos en el Consejo de CCA hoy, ya superamos estas cosas. Creemos en los “Distintivos” y hubo un tiempo cuando el pastor Chuck dijo: “aquí están” y dijimos: “sí, allí están”. Ahora lo vemos y lo sentimos como parte de nuestro ADN, y estas cosas son convicciones profundas para nosotros, estamos totalmente aferrados a ellas. Eso es lo que queremos que se vea en las próximas generaciones de nuestra iglesia.

Sabemos que habrá personas que se acercarán y dirán: “quiero ser Calvary”. Leerán los distintivos y dirán: “sí, Ok… no tengo problema”. Así es como muchos de nosotros empezamos, y lo que anhelamos es que todos podamos llegar a decir: “¡realmente lo creo! Y quiero pasarlo a los demás con tanta convicción para que otros también digan ¡de acuerdo!”. Y finalmente lleguen a decir: “¡Sí, estos son mis valores, viviré por fe! Voy a enseñar la Biblia versículo por versículo, libro por libro, porque así quiero vivir y creo que así es como el Señor regresará”. ¡Esto es tan importante para nosotros!

3) RESPUESTAS A PREGUNTAS:

Pregunta 1.- ¿Cómo podemos conseguir el libro “Cosas que aprendí de mi pastor”?

No lo sé, ya no los producen, tal vez en línea alguien podría facilitarlo. Sin embargo, el libro de los “Ditintivos de Calvary Chapel” es mucho más completo.

Así como cada generación pudo trasmitir esos libros en los años 80´s y es como llegaron a ti, así hoy hay muchos que también están llegando al movimiento y necesitan lo mismo. Así que debemos transmitirles nuestros libros de Distintivos, si es que quieren ver un ministerio fructífero, aferrándose a su fe, vean que esas cosas siempre estuvieron allí y se den cuenta de que no hay nada extravagante en esos distintivos, no hay nueva teología, sólo es ir a través de la Biblia. El libro de los Distintivos se enfoca en cosas prácticas que ayudan a fortalecer nuestra identidad.

Pregunta 2.- ¿Qué efecto trajo la decisión de la iglesia Calvary Chapel Costa Mesa en el cuerpo en general?

Bueno, ¿Tal vez, alguno de ustedes tiene un trasfondo católico? A veces, como católicos se piensa en otros términos como el del Papa y el Vaticano y que hay algo espiritual en un gran edificio y acerca de algún personaje en particular. Pero en Calvary Chapel no pensamos eso. El legado del pastor Chuck no es un edificio, cemento o ladrillos. No es una dirección que está en una calle, el legado de Chuck está aquí, ustedes son el legado, yo soy el legado, Raúl es legado y eso es lo que es eterno, la vida. Calvary Chapel Costa Mesa es un edificio y siempre será el lugar donde el fundador estuvo, pero no es diferente a este edificio y cuando vemos la vida que hay en este edificio, la vida que hubo durante esta semana de conferencias, hoy, mañana, cada día y vemos lo que está pasando allá (en Costa Mesa) ahora, es otro edificio y lo que ellos hagan es asunto de ellos. Ellos han decidido irse en una dirección diferente, una corporación independiente, eso les parece correcto. Pero no va haber un papa o un gran edificio en el cielo, lo que habrá es gente. Esto es lo que queremos ver y decir: “esto es lo que somos con este legado” y ustedes son ese legado y lo único que podemos hacer es vivirlo y pasarlos a los demás.

Pregunta 3.- Ahora, Calvary Chapel Costa Mesa está separado de la familia ¿tienen ellos la propiedad del nombre Calvary Chapel?

Legalmente nadie puede ser dueño del nombre Calvary Chapel porque el nombre se usaba antes de que Calvary Chapel Costa Mesa existiera. Alrededor de los EE.UU. muchas iglesias se llamaban Calvary Chapel. Algunos son bautistas, otras pentecostales y se llaman Calvary Chapel. Entonces, Calvary Chapel Costa Mesa no es la dueña del nombre Calvary Chapel. Legalmente cualquiera puede usar el nombre, no puedes evitarlo, tampoco puedes quitarle el nombre a nadie. Ellos y nosotros estamos intentando usar el nombre, tratando de lidiar a ver cómo funciona el asunto.

Dios les bendiga.