No estamos de acuerdo con:

–  La creencia que los cristianos puedan ser poseídos por demonios.

– “El calvinismo extremo”, que niega el libre albedrío. Específicamente, no creemos en la creencia que la expiación en la cruz fue limitada, sino mas bien, creemos que Él murió por todas las personas. Tampoco creemos la aseveración de que la gracia de Dios No Puede ser resistida o que Él ha elegido algunas personas para ir al infierno; en su lugar creemos que todo aquel que lo desee puede venir a Cristo.

– La “confesión positiva”, que cree que Dios puede ser ordenado a sanar o a hacer milagros de acuerdo a la voluntad del hombre.

– La profecía humana que se sobrepone a las Escrituras.

– No creemos en el movimiento de restauración apostólico y profético. Que exige reverenciar a unos hombres que se han auto titulado como “apóstoles y profetas” y exigen ser obedecidos por la grey, en lugar de ser ellos los siervos de todos. Le dan a sus enseñanzas autoridad igual a la de las escrituras lo cual es abiertamente una herejía.

– La incorporación de sicología secular y filosofías en la enseñanza bíblica.

– El énfasis exagerado en los dones espirituales, experiencias emotivas y otras manifestaciones.

En nuestros servicios nos enfocamos en una relación personal con Dios a través de la adoración, oración y enseñanza de la Palabra de Dios. No permitimos hablar en lenguas en alto durante los servicios ni ninguna profecía cuando un estudio bíblico está en progreso, porque no creemos que el Espíritu Santo se interrumpiría a sí mismo.